El 18 de enero del 1976 Alanya Santa Cruz nació en una de las regiones más pobres del Perú: Ayacucho. Sus padres ya no estaban juntos y su padre no sabía de su existencia. La madre de Alanya no podía cuidarla y escogió de dar a su hija en adopción. Una trabajadora social se apiadó de Alanya y la incluyó en su propia familia. A los nueve meses de edad Alanya fue adoptada por una pareja holandesa y llegó a vivir en Brabant Goirle. Aquí es donde Alanya creció y donde fué a la escuela primaria y secundaria.


Sin hogar en Utrecht

A los quince años se escapó de su casa y terminó en la ciudad Utrecht, sin hogar. Durante tres años estuvo vagabundeando por las calles de Utrecht. Para un adolescente vivir en la calle es algo peligroso y difícil, pero Alanya es una sobreviviente. Debido al hecho que no recibía suficiente ayuda en los refugios existentes, Alanya decidió hacer algo ella misma.  En 1994, junto con otras personas sin hogar,  fundó ‘Noiz’, refugio nocturno de autogestión.  La crítica del municipio fué negativa y las organicaciones de refugio los declararon dementes, pero Alanya y sus compañeros persistieron. El objetivo era lograr que las personas sin hogar tomen la responsabilidad por su refugio y combatan la imagen negativo de vagabundos. Durante años Alanya trabajó como coordinadora. El enfoque ha sido ampliamente demostrado: dieciséis años después, Noiz es fenómeno conocido en Utrecht y este refugio nocturno continua yendo bien.


De regreso en Perú

Después de la creación de Noiz, poco a poco, Alanya consiguió más control sobre su vida. A principios del 2000 Alanya se enteró de un ‘viaje a sus raízes’, donde adolescentes adoptados en Holanda iban a visitar a su país natal, el Perú. Esto fué una ocasión para Alanya de recuperar la relación con su familia adoptiva y para conocer más sobre su origen, junto con ellos. Y fué así que en el 2000, Alanya partió rumbo a Perú junto con sus padres adoptivos. Se dió cuenta de muchas cosas durante su presencia en su tierra materna. Esta era su casa!  No fue fácil para ella ver la pobreza, los mendigos y niños de la calle; se interesó mucho por el destino de los niños de la calle. Alanya pronto decidió hacer algo por estos niños en su ciudad natal de Ayacucho.


Creación de Los Cachorros

De vuelta en Holanda, Alanya reunió a unas cuantas personas y el 28 de septiembre del 2000 fundaron la Fundación ‘Los Cachorros’, teniendo en mente la misma idea de Noiz.   Junto con la Junta Directiva se dedicó a recaudar fondos, organizar actividades de auspicio, generar publicidad y hacer contactos en Ayacucho. Por fin, el 29 de mayo del 2003 abrieron las puertas del refugio nócturno para niños de la calle de Ayacucho. Desde el 2006, el refugio de Los Cachorros, además de ofrecer refugio nocturno, ofrece refugio las 24 horas. Por otra parte, hay mucha atención para asistir a niños callejeros en los distritos cercanos y para dar educación en las escuelas. Lo que comenzó con simpatía por la situación de los niños de la calle de Ayacucho, se ha convertido en un hogar donde cientos de niños callejeros ya han sido ayudados. Junto con un equipo de cuidadores, trabajadores de la calle, trabajadores sociales, un psicólogo, una enfermera y un profesor, Alanya se compromete a darle una oportunidad para un futuro mejor a los niños que en muchas ocasiones están traumatizados.