La asistencia a los niños de la calle requiere un enfoque estructural, donde las familias de los jóvenes tienen un rol importante. Los niños de la calle vienen de familias disfuncionales. Los Cachorros hacen un  esfuerzo para que los niños puedan regresar al hogar familiar, si es posible. Por eso es que Los Cachorros involucran a la familia en este proceso desde el primer día. El trabajador social analiza la situación en la casa a través de entrevistas y visitas domiciliarias. A través de actividades, conversaciones, visitas domiciliarias y reuniones, los padres se pueden dar cuenta del bienestar de su hijos. Además, el psicólogo puede facilitar terapia familiar y la familia siempre puede recibir consejo profesional de Los Cachorros. Si el niño no puede regresar a sa familia, buscan otro refugio o evaluan si el niño puede comenzar una existencia independiente.