El refugio nócturno le ofrece protección a los niños callejeros y les da las necesidades básicas como un techo, una ducha, una cena y un desayuno. Los niños son bienvenidos de 19.00 a 07.00 horas. La entrada es accesible fácilmente. Después de su llegada los niños toman una ducha y lavan su ropa. El refugio tiene una secadora para que los niños se puedan llevar su ropa limpia y seca la próxima mañana. Además de ofrecerles cama, baño y comida, el objetivo del refugio nocturno es preparar a los niños para que tomen el paso decisivo de dejar la calle y encaminarse hacia la vida con sus familias, o hacia el refugio de  24 horas. El refugio nocturno prestan atención a la salud y la higiene; el cumplimiento de reglas y acuerdos; el cumplimiento de los modales.  Y también hay espacio para la recreación y la atención a los demás.  Durante el período que se quedan en el refugio los niños tienen contacto regular de forma accesible con el psicólogo. De esta manera el psicólogo puede observar a los jovenes y construir una relación profesional con ellos.