Para muchos niños callejeros el paso de dejar la calle e ir a un refugio es demasiado grande. Ellos le dan mucha importancia a su libertad y tienen dificultades para aceptar las reglas. Por lo tanto, los trabajadores de Los Cachorros cada día están activos en las calles de Ayacucho con el fin de darse cuenta de lo que está sucediendo y puedan ofrecer su asistencia cuando es necesario. El propósito  es llevar a los niños de la calle hacia la ayuda social . Con su presencia en la calle los trabajadores crean un vínculo de confianza entre los niños callejeros y ellos. Además los niños son desviados del uso de drogas y actividad criminal. Al momento que un niño indica que quiere vivir una vida diferente, puede quedarse en el refugio (nócturno)  de Los Cachorros. También ocurre que niños afuera del campo de servicio de los trabajador de la calle se acercan al refugio por su propia iniciative. En estos casos, basta que pregunten por el trabajador de la calle de Los Cachorros para ser asistidos.